Un amor

Una vez mas te alejas…

Como siempre y siempre como nunca. No entiendo el temor a lo inevitable que refleja tu sombra.

Esto que duele en el alma, en el corazon que sangra…

Lamentablemente esta sombra tapa todo lo que tenemos… oscurece el amor, la seguridad, el crecimiento…

Pero no lo ves y duele.

Tambien tapa tus ojos y tus oidos y duele tanto que corta cada centimetro de carne con una hoja tan oxidada y sin filo que hace gritar del dolor.

Seguis sin ver ni sospechar que me esta doliendo tu silencio, que me lastiman profundamente tus miradas que me traspasan como el mas invisible ser sobre la tierra.

Y yo trato de ser fuerte para no caer en la trampa del llanto agazapado que empuja cada lagrima con la fuerza de mil terremotos.

Intento no caer en este sube y baja de preguntas y dudas que martillan torturadoramente mi corazon, porque sangra y muere de a poco cada sonrisa y cada alegria. Cada amanecer se nubla, cada noche de luna llena se desdibuja en la nada sin dejarse contemplar como si practicamente no existiera… como yo cuando vos me miras.

Quiza ya no haya por que pelear. Quiza ya no quede mas por que seguir. Pero yo no voy a dar marcha atras.

Aunque te canses de catalogar, definir, de inventar explicaciones que escuchas con mi propia voz…

Yo no me voy a cansar de decirte que lo que siento por vos es amor. Y no necesito siquiera decirlo… pero si tan solo lo pudieras ver.

Habria menos sufrimiento para ambos, al poder comprender un amor sin explicaciones, sin instrucciones, sin contraindicaciones.

Un amor que no tiene por que ser ni por que no ser.

Un amor que exploto con un chispazo entre disimuladas miradas adolescentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *