Sensaciones…

Intensas, incontrolables, que te paralizan el alma y te dejan sin aliento…

Esas que te vienen sin quererlas, sin pedirlas… son como brisa a veces y otra como huracanes.

Querer que la mente deje de hacer oleaje y ya no se sienta como mar bravío,

Tal vez… Querer dormirse… para siempre?

No voy a atormentar mi alma con sucesos sin sentido, de esos que me tiraron abajo todas las murallas… ese tiempo ya pasó.

Es tiempo de sentir el sol del otoño que ya quiere asomarse y saludarnos…

Tiempo de disfrutar de ver caer las hojas de los árboles, y de sentir ganas de caminar por estos días tibios…

De cantar bajo la lluvia, de ver gente acurrucada y sonreir…

Dejaré pasar las sensaciones , de ternura, de amor a las pequeñas cosas…

Dejaré de sentir lo que no sirve para vivir lo que si …me llene el alma

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *