Hacia tí me encamino…

El destino inexorable que a todos ha de llegarnos…

Mi última morada, lejos de los ruidos y cerca de la nada…

Me estoy preparando mi mejor vestido, he buscado las mejores telas para adornar mi alma…

Quiero llenarla de bellos recuerdos, buenas acciones y miles de gracias…

Porque hacia tí me encamino y cada segundo que pasa estoy mas cerca de nuestro encuentro…

O Dios, que tendré para llevarte de regalo?

Que acumularé que pueda apretar entre mis manos a la hora de verme en tu presencia?…

Cuántos dolores te he causado, cuantós días no te he recordado…

Y ahora en este instante de quietud mía,

sólo adorna mi rostro… mi llanto…

Hacia ti me encamino, cada momento es uno más que tengo,

para recordar que en tí he nacido, y nada ha sido mío…

El destino inexorable, que a todos a de llegarnos…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *